Desempleados esperan una oportunidad en el sur de Quito

Editar artículo
Desempleados esperan una oportunidad en el sur de Quito Foto: Ciudadanía Informada

Compartir

Más de 600 personas, en busca de empleo se ubican de lunes a viernes en la Plaza de Chillogallo (ex caballito), en el sur de Quito, pero no es el único lugar de la ciudad dónde se encuentran los maestros de la construcción, están en todo el Distrito.

Desde Machachi hasta Tumbaco y Carcelén los expertos en construcción cogen varias herramientas para “ver si hoy es el día con suerte”.

Ofrecen sus servicios de albañilería en general, plomería, pintura y demás, ellos saben “hacer de todo” porque necesitan llevar el sustento diario a su familia.

José Moran, de 44 años, es oriundo de Latacunga, dejó, hace un mes, a su familia para buscar en la capital un empleo estable, sin embargo, “estoy un mes sin trabajo, ni beneficio. A veces no tenemos, igual que mis compañeros, ni qué comer”, cuenta el experto en albañilería.

Todos tienen familia numerosa que mantener y pagos de servicios que no alcanza con el salario básico (USD 366) cuyo ingreso no tienen porque no tienen estabilidad laboral.

Ramiro Tómulo, quiteño de 40 años, asegura que él se preparó y ha asistido a las capacitaciones del CECAP o de la Red Socio empleo, pero creo que todo es un “amarre entre ellos porque no todos tenemos trabajo”.

Según Ramiro, la falta de dinero no le permitió culminar su carrera como arquitecto, sin embargo, estudió una tecnología en construcción, pero más de 2 años aun no encuentra trabajo estable.

Algunos por la desesperación de no encontrar trabajo se han matado o se han “lanzado a delincuentes”, cuentan los trabajadores que uno a uno se sienta en las bancas de plaza para descansar del sol.

Ángel Pérez, quiteño, dice que ha sentido discriminación.  “Por necesidad se busca trabajo, pero todos somos discriminados porque dicen que si pasamos de 40 años ya somos de la tercera edad y que no podemos trabajar”.  

José Ante, tiene 70 años, y todos los días desde Carapungo, en el norte de Quito, sale de su casa cargado un bolso con reglas, pico, pala y demás herramientas para esperar que alguna persona le de trabajo. Hace 3 meses no tiene para pagar los servicios básicos.  

El grupo de desempleados pidenque el presidente Rafael Correa, antes de terminar su periodo presidencial, se haga presente para que escuche las demandas del pueblo que necesita un empleo estable.  

Valora este artículo
(2 votos)

Reportaje Ciudadano

Aliados

Volver