La estación del Metro más cara del mundo y con un diseño controvertido se inuguró de forma parcial, en New York.

Reportaje Ciudadano

Aliados

Volver